DIV05

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Quinta División del Ejército Nacional -   Medios informativos -   Noticias -   Saludo del señor General Mario Montoya Uribe Comandante del Ejército Nacional con motivo del día de la Caballería

Fin barra de navegación de las migas


Saludo del señor General Mario Montoya Uribe Comandante del Ejército Nacional con motivo del día de la Caballería
He venido a este campo histórico donde me han antecedido ilustres hombres del arma y donde se ha forjado parte de la leyenda gloriosa de la Caballería Colombiana, para conmemorar nuestro aniversario, para evocar la épica jornada que abrió los altares de la libertad de la patria.
La Batalla del Pantano de Vargas fue una de las más importantes de la campaña libertadora de 1819, con la cual se gestó la independencia de la Nueva Granada y dio las bases para la formación de un nuevo Estado Nacional independiente con lineamientos en una democracia republicana.

Allí un grupo de aguerridos Lanceros, al mando del Coronel Juan José Rondón, lanzó su carga con decisión sobre las tropas realistas para consignar una victoria que parecía esquiva.

De esa legión heroica, la Caballería Colombiana, nuestra digna arma, heredó las virtudes sublimes que han distinguido a sus soldados y que hasta hoy hemos venido exaltando con inmaculado compromiso cerrando filas en torno a los más caros intereses de nuestra amada patria.

En esa, nuestra esencia de hombres de lucha, de recio espíritu para el combate, estriba la grandeza de la cual estaremos siempre conscientes y cuidadosos para conquistar los grandes logros que nos propongamos.

Los soldados de Caballería por siempre se han distinguido por la diligencia y persistencia para emprender los retos más delicados, postulados sublimes que nos enmarcan dentro de la más pura concepción militar.

Ese afán por emprender difíciles empresas, expresa la nobleza de nuestros afectos por la patria, la dignidad en nuestro diario quehacer, el sentido práctico pero con responsabilidad de nuestros actos y una inmensa voluntad que tiene como único fin el servicio.

El soldado de Caballería tiene unas cualidades excepcionales, que se enmarcan en la audacia, la perseverancia y una enorme ambición por imprimirle a sus acciones el sello de la calidad total.
Esas virtudes mostradas resueltamente a través de la brillante trayectoria histórica de nuestra divisa, ha ido consolidando una filosofía integral que se manifiesta en la profesionalización de sus soldados, permitiéndonos alcanzar la excelencia como una condición esencial para lograr la victoria.

Debo manifestar que siento un orgullo muy especial, anidado en mi alma de soldado de caballería, cuando aprecio la calidad de los soldados del arma que conmigo sirven a Colombia.

En esos hombres de corazón grande, con un incansable espíritu de cuerpo, reciedumbre y valentía a toda prueba, se evidencia la determinación absoluta de rendirse enteramente para contener al terrorismo, reducirlo y proteger a los ciudadanos de la patria, de sus amenazas.

Con esos hombres, mi Ejército, el Ejercito de los colombianos, hemos alcanzado los extraordinarios resultados que hoy orgullosos le presentamos a la nación y al mundo entero, avanzando a galope tendido en la consolidación de la victoria definitiva sobre los enemigos de la Patria.

No existe un solo soldado de Caballería, desplegado a lo largo y ancho del país, que no este absolutamente comprometido con la sagrada obligación que juramos cumplir cuando decidimos portar el camuflado, nuestro uniforme.

Los soldados de Caballería, siempre hemos recorrido el mismo camino, laboramos al unísono y en nuestro singular compañerismo nos ayudamos los unos a los otros, para que los resultados sean siempre exitosos; en ello radica nuestra lealtad, nuestro impulso caballero, nuestra pasión ante las obligaciones y las responsabilidades que nos sean asignadas.

En ese orden de ideas, el soldado de Caballería, merece mi consideración especial y mi eterno agradecimiento, así lo expreso hoy de la manera más amplia y generosa de que soy capaz, a todos los integrantes de la Divisa amarilla, quienes congregados en torno a nuestro estandarte celebramos con alborozo una nueva efemérides que evoca un hecho, que nos llevó como nación a conquistar en el contexto mundial un lugar digno para Colombia y su pueblo.

Un reconocimiento muy especial merecen las unidades tácticas de arma, las cuales han alcanzado grandes logros por el sacrificio y la entrega de sus hombres, capitalizando exitosas misiones muy importantes para la seguridad del país. Son ellas :

Escuela de Caballería
Teniente Coronel JAVIER ALONSO DIAZ GÓMEZ

Escuela de Equitación
Teniente Coronel SAMUEL ALBERTO RIOS SEPULVEDA


Grupo de Caballería Mecanizado No. 1 “General Miguel Silva Plazas”
Teniente Coronel JAIME HERNANDO RIVERA JAIMES


Grupo de Caballería Mecanizado No. 2 “Coronel Juan José Rondón”
Teniente Coronel GUSTAVO OVIDIO DÍAZ TAMAYO


Grupo de Caballería No. 3 “General José María Cabal”
Teniente Coronel MARCO VINICIO MAYORGA NIÑO

Grupo Mecanizado No. 4 “Juan del Corral”
Teniente Coronel RODOLFO IBARRA PEÑALOZA

Grupo de Caballería Mecanizado No. 5 “General Hermógenes Maza”
Teniente Coronel JUAN CARLOS VARGAS CARVAJAL

Grupo de Caballería No. 10 “Tequendama”
Teniente Coronel ALFREDO ESPITIA VILLA

Grupo de Caballería Blindado Mediano “General Gustavo Matamoros D´Costa”
Teniente Coronel JHON RAMIREZ GARCIA

Grupo de Caballería Mecanizado No. 13 “General Ramón Arturo Rincón Quiñonez”
Teniente Coronel LUIS MIGUEL GOMEZ QUINTERO
Grupo de Caballería Montado No. 16 “Guías del Casanare”
Teniente Coronel FRANKLIN ROMEIRO GUESHA MARIÑO

Grupo de Caballería Aerotransportado No. 18 “GR. Gabriel Rebéiz Pizarro”
Teniente Coronel VÍCTOR JULIO CALDERON MOYA

Quiero saludar con afecto y enorme respeto a los distinguidos y ejemplares generales y a todos los oficiales y suboficiales que forman en la reserva activa de la Caballería Colombiana. Ustedes han sido siempre una legión de invaluable apoyo para la divisa y para el Ejército; con sus sabios consejos y experiencia han contribuido a forjar la filosofía de nuestra amada arma.

Hoy he impuesto la Medalla San Jorge a Oficiales, Suboficiales, soldados y civiles al servicio de la institución, quienes no solo reúnen las calidades personales y profesionales propias de los mejores servidores, sino que además tienen una identidad afín que es el amor y preocupación por los afanes de la patria.

Soldados de mi Caballería: ustedes hacen parte de las glorias del pasado y de las que estamos viviendo felizmente.

Recuerden que hoy más que nunca, tenemos el compromiso de no fallarle al pueblo colombiano. Adelante……..a todo galope, con su inmaculado espíritu de servicio, decisión y pundonor, vamos a lograr la paz definitiva para nuestra querida Colombia.

Muchas gracias.



COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
ddhhdiv05@ejercito.mil.co