DIV05

Colecta en Viotá para base militar

Inusual iniciativa de una comunidad cundinamarquesa

01 de julio de 2006

Edwin Bohórquez Aya
www.elespectador.com


“La iglesia de la Inmaculada Concepción en Viotá (Cundinamarca) sólo tiene una torre, porque la segunda no se hizo, a falta de plata”, sermonea el sacerdote del pueblo. “El acueducto no funciona”, dicen los comerciantes. “El polideportivo está inconcluso por escaso presupuesto”, relatan con tristeza los estudiantes. Una suma de necesidades que no pesaron a la hora en que los viotunos tomaron una inusual decisión: aportar una cuota voluntaria para comprar un terreno en el que el Ejército pueda construir una base militar.

La idea provino de un ex concejal del pueblo, quien cansado de la inseguridad imperante en la región, buscó a sus vecinos y amigos y con ellos diseñó una campaña para que los 19.000 habitantes de Viotá colaboraran en la constitución de un propósito público: “tener un Batallón propio”. Y la propuesta funcionó. Se pusieron en venta ‘Bonos de Solidaridad’ por $20.000, $50.000 y $100.000, y simultáneamente empezaron a promoverse fiestas y bazares comunales.
Después de mes y medio, y “a punta de largas caminatas por la veredas y de un bulloso perifoneo por el pueblo, se reunieron $22 millones y se abrió una cuenta bancaria”, cuenta el padre Carlos Ortiz, párroco de la iglesia. Y agregó Héctor Jorge Cante, alcalde de Viotá: “Entonces llegaron los ingenieros militares, aconsejaron qué terreno comprar, la ubicación y la extensión. Se buscó al propietario, se le pagó de contado, y el lote se le donó a la V División del Ejercito”.
Luego, en un ceremonioso acto al que asistieron el gobernador de Cundinamarca, Pablo Ardila, el comandante de la XIII Brigada general Gustavo Matamoros, el alcalde de Viotá y otros altos mandatarios del municipio, se hizo entrega oficial de los 18.000 metros cuadrados de terreno en el que serán invertidos cerca de $1.500 millones, 750 entregados por la Gobernación, y el dinero restante, destinado por el Fondo del Ministerio del Interior y de Justicia.

Paz con seguridad

Estigmatizados con el rótulo de ser el pueblo que vio nacer al Partido Comunista Colombiano y más recientemente, agobiados por la violencia que azotó al municipio entre 1993 y 2002, por cuenta del Frente 42 de las Farc, los viotunos decidieron hacerle frente a la violencia y trabajar de la mano con las Fuerzas Militares. “La gente entendió que la única forma de conseguir paz y tranquilidad era apoyando al Ejército. Ellos nos ayudaron y ahora nosotros los apoyamos. No queremos se que vayan”, relató Jairo Barrera, ex concejal del municipio amenazado por la guerrilla de las Farc.
Una realidad que la mayoría de la población hoy comparte y que fue respaldada con la llegada de inversionistas a la región que, interesados en las fincas productoras de café, ya atrajeron una nueva ola de turistas que antes alegaban inseguridad y no habían vuelto al cálido municipio. “Con la llegada de las ferias y fiestas esperamos más de dos mil turistas de las regiones de Cundinamarca, Tolima y Huila”, detalla el alcalde. “Hace cinco años era imposible porque secuestraban a los viajeros y los extorsionaban”, apunta.
El terreno está ubicado en la parte alta del pueblo y permite divisar fácilmente cada punto cardinal de la zona urbana. Ya se cuenta con un pelotón de soldados campesinos que empezó a limpiar el terreno y le abrió el camino a las máquinas retroexcavadoras. El terreno recibirá el nombre de ‘Base de Lanzamiento de Operaciones’, y servirá de centro de inteligencia para los municipios de La Mesa, Mesitas, Anapoima, y otras poblaciones del departamento de Cundinamarca.

El general Matamoros, sorprendido por la inusual iniciativa de los viotunos, aseguró que “en cuatro meses empezará la edificación”, y que ésta tendrá capacidad para más de 300 hombres. Además se diseñará con los más tecnológicos avances de la inteligencia militar del mundo. Un propósito a punto de hacerse realidad que tiene un pretexto único: seguridad. Por ahora la iglesia puede seguir sin su segunda torre, el acueducto no tendrá inversionistas nuevos y los jóvenes estudiantes seguirán esperanzados en que algún día se materialice su ilusión de jugar en un polideportivo. Todo da espera, dicen los viutunos, menos la seguridad. La gente quiere vivir en paz.

Lo que queremos demostrar es que a fuerza de bien podemos derrotar el mal
Padre Carlos OrtizPárroco de la iglesia de Viotá

Es una enseñanza a seguir, y se entendió que es mejor vivir del lado de la autoridad
General Gustavo MatamorosComandante de la XIII Brigada

Hay unión entre la comunidad y el Ejército. Ejemplo de ello es la donación del terreno
Héctor Jorge CanteAlcalde de Viotá
COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
ddhhdiv05@ejercito.mil.co