DIV05

Nace una esperanza de paz en Las Hermosas

Hasta enero las Farc mantuvieron el mando en Las Hermosas. Hoy las cosas son diferentes porque el Ejército llegó a la zona a brindar seguridad.

11 de octubre de 2008

El corregimiento del departamento del Tolima es hoy una zona segura que cuenta con dos bases militares y es custodiada por más de 2 mil soldados.
El 4 de febrero de este año no se borra de la memoria de las 3 mil familias que viven en el Cañón de Las Hermosas.

El día los sorprendió a todos con la presencia de miles de soldados, helicópteros y hasta aviones Mirage que detectaron en la zona la presencia de Alfonso Cano, comandante de las Farc, que sucedió a Tirofijo.

El ruido de los potentes motores y las bombas que caían en las montañas donde por años se había anidado el frente 21 de las Farc retumba aun en sus oídos y fue recordado en un conversatorio de gobierno que realizó el gobernador Óscar Barreto.

"Yo no había visto en mi vida a tantos helicópteros y aviones de combate juntos", narra la campesina Juana Martínez.

Todos entienden que desde esa fecha en Las Hermosas las cosas cambiaron. Ahora las carreteras y las montañas de esta región de la Cordillera Central no se ven repletas de guerrilleros, sino de soldados del batallón Caicedo, con sede en Chaparral, y de las tropas de la Sexta Brigada.

La operación militar deja a la fecha más de 30 campamentos destruidos, 29 guerrilleros dados de baja y al menos 17 desmovilizados. Se cree que unos 400 subversivos huyeron con rumbo al Huila y Valle.

El Ejército llegó para quedarse y así lo confirma Ricardo Andrés Bernal, comandante de la Sexta Brigada. "De esta zona no nos iremos nunca jamás", dice.

La presencia el jueves en el cañón de Las Hermosas del gobernador del Tolima, Óscar Barreto, ratifica que a las Farc se les acabó el reinado en esa zona.

La lucha emprendida el 4 de febrero por más de 2 mil soldados es ahora contra el batallón de milicianos que tratan de disminuir el avance de tropas con minas.

Pese a los cruentos combates, el acoso militar y el desplazamiento este año de unas 150 familias, en muchos campesinos se observa complacencia con la erradicación de la subversión.

Son conscientes que la presencia de las Farc solo les dejó atraso, huérfanos y viudas.

"Yo veo que la tropa es mucho mejor, y si la respaldamos, el gobierno seguramente nos dará todo lo que nos debe", dicen.

Las esperanzas le dan otro ambiente a Las Hermosas y a sus 29 veredas. Allí todos están seguros que a partir de este año el gobierno disparará esta vez programas en salud, vías, educación y vivienda.
COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
ddhhdiv05@ejercito.mil.co