DIV05

Ministro Santos se despide de su cartera

Un esfuerzo con decisión y resultados

19 de mayo de 2009

La historia de los logros de la fuerza pública colombiana se partió en dos. En los últimos tres años los resultados alcanzados no tienen precedente.
En la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia organizada, hoy el mundo entero reconoce la capacidad de nuestros soldados, policías, infantes y pilotos para desarrollar operaciones con altos componentes de inteligencia y precisión en sus objetivos.

Operaciones exitosas, trabajo en equipo, una fuerza pública profesional con excelencia académica, transparencia, modernización, gerencia, y la inversión en defensa más grande en mucho tiempo, son el resultado del intenso trabajo y del compromiso con la seguridad y el bienestar de los colombianos.

Todos los grupos al margen de la ley han sufrido los golpes más contundentes de la historia y han reducido de manera ostensible su capacidad de hacer daño.

Nadie podrá olvidar jamás la emoción de Colombia y el mundo con la liberación de 15 secuestrados que las FARC utilizaron por años como arma para manipular y tener presencia mediática.

La Operación Jaque catalogada por conocedores e inexpertos como incomparable y ejemplo de creatividad y precisión, les arrebato a las FARC de tajo y sin un solo tiro, lo que consideraban la joya de la corona.

Después de más de 40 años de persecución, se rompió el mito de que los cabecillas de las FARC eran invulnerables. Tres cayeron en un solo mes.

La contundente operación Fénix acabó con la diplomacia de engaños y de terror de Raúl Reyes, mientras que la presión militar llevó a la muerte, a manos de su jefe de seguridad, a Iván Ríos, y el acoso permanente de la Fuerza Pública y los estragos de una vida de forajido en medio de la selva, llevaron a la tumba al fundador de ese grupo terrorista, Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”.

La operación Fénix permitió además encontrar los computadores con la memoria histórica de las Farc, una información que ha destapado los contactos, movimientos y alianzas de este grupo terrorista.

Las Farc no solo perdieron a tres de miembros de su secretariado, sino que ocho de sus frentes desaparecieron y otros ocho están en su peor momento. En forma permanente caen cabecillas y sus reemplazos, mandos medios, guerrilleros legendarios y responsables de finanzas y narcotráfico.

Actualmente, la Fuerza Pública realiza más de 20 mil misiones tácticas al año y cada vez les respira más cerca a los cabecillas del terrorismo. Mientras tanto, los casos de acciones subversivas en el 2008 fueron las más bajas en los últimos 20 años y el terrorismo disminuyó desde el 2006 un 52 por ciento.

Por otro lado, las desmovilizaciones se han convertido en uno de los mayores dolores de cabeza de las Farc. Las dificultades que el grupo terrorista tiene a raíz de la sostenida ofensiva militar y policial ocasionaron que en estos tres años, 6.700 combatientes hayan entregado sus armas y se hayan acogido al Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado del Ministerio de Defensa. Cabe destacar que cada día los desmovilizados son más antiguos y con mayor mando.

Hemos dicho de manera reiterada que preferimos dar prioridad a las desmovilizaciones sobre las capturas y las bajas, y en este sentido los resultados son cada vez más satisfactorios. Parte de la importancia de este enfoque radica en el papel relevante que juega la información entregada por los desmovilizados para alcanzar éxitos y generar incertidumbre en las Farc.

En total, 8.300 miembros de grupo al margen de la ley se han desmovilizado en el último trienio y están disfrutando los beneficios de una nueva vida.

Al igual que las Farc, también el Eln prácticamente perdió su capacidad ofensiva, y varios de sus principales cabecillas fueron capturados, muertos o se desmovilizaron.

La lucha contra el narcotráfico es otro de los frentes en los que hemos obtenido resultados exitosos, logrando que esta actividad sea cada vez más complicada de realizar en Colombia, hasta el punto de que ya no somos el primer proveedor internacional de drogas ilegales.

Dentro de los resultados en este campo se destacan las capturas de varios de los capos más buscados del mundo al tiempo que sus reemplazos han ido cayendo uno tras otro, demostrándose que no hay lugar seguro para los jefes de la mafia en Colombia.

Los efectos del decomiso de más de 435 toneladas de cocaína desde agosto de 2006, la destrucción de 8.500 laboratorios y la erradicación y fumigación de más de 572 mil hectáreas, ya se sintieron en los mercados internacionales. En las calles de Estados Unidos la cocaína tuvo un incremento de precio de 104.5 por ciento, el más alto desde 2005 cuando se empezó a hacer esta medición, y la pureza de la droga bajo en 23 por ciento, según el propio Departamento de Justicia de ese país. Así mismo, los cultivos de coca en Colombia se redujeron en 20 por ciento según las cifras más recientes.

En cuanto a las bandas criminales, 24 de ellas han sido desarticuladas desde 2006, más de 40 de sus cabecillas están hoy fuera de combate y 6.600 de sus integrantes han sido capturados o dados de baja.

De igual modo, la seguridad ciudadana ha ocupado también un lugar prioritario. Durante el 2008 se presentó la cifra más baja de homicidios en los últimos 22 años, se registraron 197 casos de secuestro extorsivo –la menor cifra en 20 años– y las extorsiones fueron las más bajas en 10 años. Así mismo, desde 2006 ha habido una disminución continuada del 14 por ciento en el número de homicidios, del 63 por ciento en el de secuestros extorsivos y del 50 por ciento en el de extorsiones.

Fuerza Pública fortalecida

Todos los resultados obtenidos se sustentan en una Fuerza Pública renovada, con nuevas brigadas, batallones, compañías móviles, estaciones de policía y grupos aéreos; con mejores equipos, que opera en todo el país y conducida con liderazgo.

El énfasis en el trabajo conjunto, el fortalecimiento de la inteligencia y una nueva doctrina para compartir información ha jugado también un papel relevante en los logros alcanzados.

Nunca antes se había hecho una inversión tan cuantiosa en equipos para modernizar las Fuerzas Militares y la Policía. Tan sólo en 2006 se ejecutaron 52.6 billones de pesos, incluyendo los 8.2 billones provenientes de los recursos extraordinarios del impuesto al patrimonio.

Las inversiones comprenden, entre otros, la adquisición de 44 helicópteros, 62 aviones y 11.500 automotores de todo tipo para dar mayor movilidad, capacidad de reacción y de operación al Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía.

También se compraron 161 equipos navales y fluviales como lanchas, patrulleras, botes de apoyo fluvial y de combate, y se inicio la repotenciación de 4 fragatas y dos submarinos. Así mismo, se logró financiar un incremento del pie de fuerza de 37 mil hombres adicionales.

La legitimidad como centro de gravedad

Más allá de los equipos y de la capacidad ofensiva de las tropas, la mayor fortaleza que puede tener una Fuerza Pública son la legitimidad y el respeto por los derechos humanos. Por eso hemos aplicado la política de cero tolerancia con las violaciones a los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario, y se han tomado, con responsabilidad y diligencia, las medidas necesarias para castigar a quienes incurran en este tipo de conductas y evitar que se repitan.

La confianza y la credibilidad de los colombianos en su Fuerza Pública constituyen su activo más valioso y convierten a la legitimidad en su centro de gravedad estratégico, por lo que deben fortalecerse a diario con el obrar eficaz y transparente y el total apego a la Constitución y la Ley.

Consolidación

La seguridad suministrada por la Fuerza Pública ha permitido iniciar en las zonas recuperadas el proceso de consolidación, que consiste en la llegada del Estado en su conjunto y la normalización de la vida en comunidad.

Hoy el Gobierno dispone de dos centros pilotos en La Macarena y los Montes de María –conocidos como centros de fusión integral– en los que hacen presencia diferentes organismos del Estado que facilitan el desarrollo social y el bienestar de la población en estas regiones. Gracias a la consolidación, los cultivos ilícitos en la región de La Macarena se redujeron en 75 por ciento.

Los ingenieros militares juegan un papel fundamental en esta etapa construyendo vías, mejorando la infraestructura de las poblaciones más alejadas del país y generando oportunidades de progreso.

Educación y bienestar

Para garantizar una formación integral a los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Militares y la Policía, se puso en marcha el sistema educativo de las Fuerzas Armadas, una revolución educativa que tendrá efecto en las nuevas generaciones de militares y policías.

El bienestar de los miembros de la Fuerza Pública y del Sector Defensa ha sido una preocupación constante, y por eso se decretó un aumento del 50 por ciento de la prima de actividad para oficiales y suboficiales de las fuerzas militares y la policía.

En total, en los últimos tres años, se invirtieron en salud cerca de 200 mil millones de pesos, que constituyen los recursos más grandes jamás destinados a la sanidad de la Fuerza Pública y sin duda los mejor invertidos porque se trata de la salud de quienes arriesgan todo por la patria.

Gerencia efectiva

Una parte esencial del proceso de transformación que han tenido la Fuerza Pública y el Ministerio de Defensa la constituyen una efectiva gerencia y prácticas transparentes en el manejo de los recursos.

En este sentido, se reestructuró el Ministerio de Defensa creándose nuevas Direcciones para incrementar la capacidad de planeación a mediano y largo plazo, y se diseñó y puso en marcha la política de gerencia pública activa, para hacer del Sector Defensa un ejemplo de buen gobierno, de calidad y eficiencia con responsabilidad y control.

Como parte de este proceso, se creó el Viceministerio para el Grupo Social y Empresarial de la Defensa GSED, convertido hoy en un poderoso grupo empresarial que en el 2008 arrojó utilidades netas por más de 183 mil millones de pesos y que maneja un presupuesto de 8 billones de pesos.
COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
ddhhdiv05@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 69.133